Nunca dejes de brillar

Cuenta la leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; Ésta huía rápido con miedo, de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir; Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada. En el tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y dijo a la … Sigue leyendo